Rutas senderismo selva negra

Senderismo en Alemania

Pero no encontramos ninguna disponible, así que atravesamos otro trozo de bosque y llegamos a Kniebis, donde encontramos el Café- Pensión Waldesruhe. Una gran habitación con baño, calentita, con una terraza enorme y unas vistas maravillosas. Un sitio muy acogedor.

Ruta de las Gargantas en la Selva Negra: recorriendo el Parque Natural de la Selva Negra Meridional

Hay carteles por todas partes. Una vez alojados paseamos por Kniebis, que tiene unas pequeñas ruinas y un riachuelo. En esa zona, o cenas a las 7, o te quedas sin cenar. Cerca de aquí, hay un par de localidades dedicadas a las aguas termales, como Bad Rippoldsau o Bad Peterstal. No nos dio tiempo a ir.

DIA 3 Seguimos la ruta hacia el sur, amando por Alpirsbach, con una bonita abadía benedictina por donde merece la pena dar un paseo. Después llegamos a Schiltach, un pueblo bello y muy cuidado con casitas de entramado de madera, una preciosa plaza del mercado y un museo gratuito de la madera y los oficios es muy pequeñito. Seguimos por Wolfach, donde hay un viejo castillo y un museo de la minería este no lo vimos. Por Haslach, con bonitas casas y parques floridos. El museo es muy interesante, ya que puedes ver el interior de autenticas casas y granjas de esta región, y hacerte una idea de la vida que se ha llevado durante siglos, del estilo de vida tradicional.

Tardamos una hora en verlo, y comimos en un puesto junto a la entrada. Hornberg es un bonito pueblo en el valle, desde el castillo hay una vistas preciosas.

Paseamos al anochecer por el pueblo y nos pareció precioso. En lo alto las ruinas del castillo, una iglesia barroca de Sta Margarita , y una plaza bordeada de coloridas casas de siglos pasados. Cenamos en la misma plaza, en un Café que hacía esquina en un edificio rosa, una sopa de goulash riquísima y unos filetes. DIA 4 Friburgo nos recibió por la mañana con el bullicio del mercado frente a la catedral y la ciudad en plena actividad.

Y no nos equivocamos. Primero atravesamos una zona de viñedos y castillos, luego paramos en Zavelstein, un pueblo encantador, donde comimos pan relleno y horneado y tarta de chocolate. La ruta continuaba a través del precioso valle de Münstertal, donde un monasterio benedictino se abre en medio de graderías y bosques donde te sientes en otra época. Mientras hacíamos fotos, las vacas y los caballos se acercaban a curiosear.

También bonitas son las casas salpicadas por el valle, de madera con balcones floridos.

go here

SENDERISMO EN LA SELVA NEGRA - Dónde te llevo - Agencia de Viajes

Siguiendo hacia el oeste por una carretera de montaña y de curvas se alcanza la cima del Belchen, desde donde los días despejados, se divisan los Alpes suizos, el mont Blanc, la llanura del Rhin y los Vosgos. Nevaba, así que nuevamente las vistas tuvimos que imaginarlas, pero a pesar de eso, el paisaje merecía la pena. Pasamos por Schönau y continuamos a Todtnau, donde dimos un paseo. Muy cerca, en Hasbach-Aftersteg hay unas bonitas cataratas en un entorno boscoso lleno de encanto.

La cima del Feldberg m nos ofreció por fin, las ansiadas vistas de la selva negra. Paseamos por la zona y tanteamos la idea de hacer alguna de las muchas rutas de senderismo señalizadas, pero preferimos seguir la ruta hacia Schluchsee, un lago de origen glaciar situado en un precioso paisaje.

Al acercarnos al pueblo vimos en la ladera de la montaña una granja preciosa que se parecía a las que habíamos visitado en el museo de la selva negra. Bajamos al pueblo y paseamos al anochecer por la orilla del lago. Cenamos como campeones en un restaurante del pueblo, donde los lugareños se acercan a tomar unas cervezas y a charlar unos con otros. DIA 5 Nos levantamos al amanecer como nuevos.

Nos escabullimos entre los establos de la granja para ver como trabajaban con el ganado, ordeñaban las vacas… había mucha niebla, pero a pesar de eso, el sitio era tan encantador que paseamos por los alrededores hasta que levantó el día. Una abuelita digna de cuento, con una larga trenza blanca hasta la cintura y botas catiuscas, nos sirvió un desayuno enorme con mantequilla casera, bollos y todo tipo de embutidos. Queríamos llegar hasta el lago Constanza para visitar Meersburg, así que nos alejamos de las montañas y salimos de la selva negra.

Paseamos por la ciudad y por el borde del rió y sus jardines. Continuamos con nuestro camino, y llegamos a Meerburg a media mañana. Justo a la entrada del pueblo, a mano derecha encontramos una casa preciosa que alquilaba habitaciones. Dejamos el coche en el aparcamiento de la casa y bajamos andando al pueblo caminando entre viñedos.

En una palabra: Nos recomendaron ver la isla de Mainau o isla de las flores y Lindau, una ciudad cercana que era muy bonita, pero nos gustó tanto Meersburg que no quisimos movernos de allí. Cenamos en Alemanen Torkel, un romantico restaurante de la Steig strasse a la luz de las velas. Y ya de noche, con un frío que pela, volvimos a la casa a dormir calentitos bajo el edredón. Regresamos por algunos de los sitios en los que habíamos parado los días anteriores y continuamos hasta Gengenbach, un pueblo de cuento de hadas. Dejamos el coche en las afueras y entramos al pueblo por una arcada, el casco histórico y las callejas de entramados de madera te obligan a hacer mil fotos, como por ejemplo la calleja Engelgasse.

Se levantó un aire helado así que pasamos a una cervecería a recobrar fuerzas. Continuamos hasta Estrasburgo, aparcamos el coche en las afueras y recorrimos la ciudad. Pero comenzó a llover a cantaros y hacía un frío que te helaba la respiración, así que nuestro paso por la ciudad fue a la carrera. Cogimos la autopista y subimos al norte, hasta Trier o Treveris. Buscamos casas rurales pero no encontramos ninguna, así que finalmente nos quedamos en el hotel Astoria.

Pero estaba limpio y céntrico. Caminamos hasta el centro y vimos la plaza, la Porta nigra y los principales monumentos.

Salidas diarias en 2017

Cenamos frente al hotel y a dormir. Al día siguiente debíamos regresar a Bélgica y teníamos varias horas de camino, así que nos acostamos pronto, empezando ya a sentir la añoranza por la selva negra, sus pueblos y sus gentes. Quienes somos Seguros de Viaje Conversor de divisas Contacto. Asia Nepal. Asia India. Asia Jordania. En kilómetros podremos descubrir la belleza salvaje de la región. Los arroyos fluyen por doquier.

Senderismo por la Selva Negra

Atronadoras cascadas causan nuestra admiración. En las escarpadas paredes rocosas crece el musgo verde. Y recorremos las sendas cubiertas de raíces que precisan de tanto esfuerzo físico que en invierno se bloquea el camino.

Pero también atravesamos planicies, veredas por los prados con vistas que abarcan hasta los Alpes y pasamos por tupidos bosques de abetos en amplios caminos forestales. La Ruta de las Gargantas en la Selva Negra discurre junto al famoso lago Schluch a metros y cuenta con un atractivo cultural en la catedral de San Blasien. En cualquier caso, se recomienda llevar bastante avituallamiento porque en la Ruta de las Gargantas encontramos una naturaleza portentosa, pero pocos restaurantes. Manuel Andrack, redactor, moderador, autor y creador de un blog de senderismo: En esta garganta nos introducimos en un abismo verde: Características de la ruta: No obstante, existe el riesgo de infectarse con enfermedades como la borreliosis o la meningoencefalitis FSME , ambas transmitidas por la picadura de garrapata, especialmente en primavera y otoño.

Las garrapatas viven principalmente en zonas de vegetación baja. En caso de picadura se recomienda acudir al médico como medida de precaución. En estos casos se aconseja la vacuna FSME para todos aquellos que deseen disfrutar al aire libre.

PRECIOS POR PERSONA SEGÚN NÚMERO DE PARTICIPANTES

Alrededor de dos tercios de la población alemana son cristianos. Para los ciudadanos de estados miembro de la UE es suficiente el documento nacional de identidad. A este respecto existen restricciones para determinados productos, como tabaco, alcohol y perfumes. No obstante, hay que tener en cuenta que existen muchos dialectos y regionalismos que revelan la zona de donde alguien procede.

SENDERISMO por la SELVA NEGRA - Alemania

En Alemania predomina un tipo de clima lluvioso con temperaturas templadas y con vientos del oeste. No son frecuentes las grandes fluctuaciones de temperatura. Hay precipitaciones durante todo el año. Los ciudadanos de la UE no necesitan visado. Quedan exentos de la obligatoriedad de presentar el visado, los ciudadanos de países para los que la UE haya derogado dicha obligación.

Home Home. Is this your country? No Yes. Galería de medios.